Preboda en Rascafría. Patri y Guille.

Cogimos carretera y cámaras y nos fuimos de preboda en Rascafría. Nuestros protagonistas, Patri y Guille. Y por supuesto un tercero en discordia, del que no nos podemos olvidar, Gus Gus. Su perrillo que forma parte de la familia. Y que no podrá estar el día de la boda por lo que no podía faltar en sus fotos de preboda.

La historia de Patri y Guille, es de las que nos gusta contar, pues son novios recomendados como decimos nosotros. Tuvimos la suerte de conocerles en la boda de Gema y Miguel. No solo eso, si no que ese mismo día, Guille hincó rodilla delante de nuestras cámaras para pedirle matrimonio a Patri. Vamos, son las historias que no olvidas y que además te encanta contar una y otra vez. Que podemos decir… que nos sentimos parte de su boda desde el minuto cero.

Tras preparativos, reuniones, contratos y formularios… Ya nos pusimos manos a la obra para su preboda. Y como siempre hay que elegir un lugar que tenga esa magia que los novios buscan. Esto fue lo que eligieron.

Preboda en Rascafría.

Para ser exactos, más que en Rascafría fue justo en frente del Monasterio del Paular. Allí podemos encontrar el Bosque finladés, una ubicación de ensueño. De las que llegas y parece que se ha caído de la ilustración de un cuento de hadas.

Como os comentábamos al principio, lo que más nos importaba es que Patri y Guille estuvieran cómodos, ya que al principio de la sesión estaban un poco nerviosos. Siempre intentamos dirigir de forma divertida, interactuando con ellos y haciendo que se rían y se relajen. También es verdad que tener a Gus Gus fue algo a nuestro favor, porque nos dio momentos muy divertidos y distendidos.

Creemos que lo hemos logrado.

¿Que os parece nuestra preboda en Rascafría?

Compartir en:

Volver a Bodas